RA3

La única fachada exterior y los muros de carga paralelos a la misma han condicionado la distribución de este pequeño apartamento.

El uso de materiales contemporáneos y el predominio del color blanco, junto con el ladrillo visto, dotan de un carácter propio a esta vivienda.

Fotografía: Carla Capdevilla

F23

La vivienda se sitúa en una segunda planta, en una estrecha calle del centro de Madrid. Con solo dos balcones al exterior, y repartiéndose las estancias a lo largo del patio central del edificio, el éxito ha sido distribuir los espacios con el máximo aprovechamiento de la luz natural.

Fotografía: Carla Capdevilla

S_77

Reforma elegante que libera la planta de elementos innecesarios: se descubre la estructura metálica, otorgándole un aspecto industrial que se funde con el estilo clásico de las carpinterías blancas y la tarima original.

Fotografía: Joaquín Mosquera

J23

El inmueble de distribución obsoleta, con estancias reducidas y poco funcionales. En contraposición a esto, se busca la creación de espacios amplios y luminosos, liberando la planta de convencionalismos y leyes, con el fin de generar una circulación divertida que conecte los espacios de manera fluida y dinámica.

Se optimiza el espacio aumentando la terraza y vinculándola al salón y a la cocina. De esta manera se relacionan ambos espacios, participando el uno del otro, y evitando esa distribución “antigua” de espacios independientes.

Infografía: Ignacio Murad

GALILEO 46

Los grandes ventanales y la ordenada estructura del inmueble permitieron transformar una vivienda anodina en grandes espacios luminosos, polivalentes, sencillos y singulares.

Elementos ya empleados en otras viviendas, como grandes puertas correderas, funcionando como tabiques móviles, permitieron hacer esta vivienda tan funcional, como espacialmente interesante.

Fotografía: David Velasco

12 de Octubre 11

En una vivienda de pequeñas dimensiones se consiguió realizar una distribución de espacios versátiles, adaptándose a la complicada geometría del inmueble: estructura, patios, instalaciones comunitarias…

Se emplearon puertas correderas que permitiesen unir o independizar espacios, cerramientos transparentes, al diseño de muebles que calificasen el espacio, y a decisiones que permitiesen singularizar elementos, de manera que la vivienda se pudiese adaptar a los diferentes usos que iban a necesitar los propietarios.

Fotografía: David Velasco